HomePolitica

Positivo balance de hospitales intervenidos por la Supersalud: ampliación de servicios, dignificación del talento humano y avances financieros

Este lunes se dieron cita en Bogotá los agentes interventores de los 12 hospitales que se encuentran intervenidos y uno en medida de vigilancia por p

Gobernación del Magdalena pone en en marcha la segunda fase de acueducto de Pivijay
Capturado el alcalde de Aguachica (Cesar) y funcionarios por el contrato de alimentos
Pedro Santana tom posesin como diputado del departamento del Cesar

Este lunes se dieron cita en Bogotá los agentes interventores de los 12 hospitales que se encuentran intervenidos y uno en medida de vigilancia por parte de la Superintendencia Nacional de Salud, para mostrar los avances y mejorías en ampliación de servicios para miles de usuarios en las regiones, especialmente en atención primaria que se ha traducido en la reducción de indicadores de mortalidad infantil y materna.

​​​​​​​​​​​​​​​En la instalación de la jornada de rendición de cuentas de estos hospitales, el Superintendente Luis Carlos Leal hizo un llamado a la articulación de esfuerzos y compartir experiencias que permitan establecer procesos eficaces para el mejoramiento en la prestación de los servicios de salud que estos centros de atención ofrecen, pero especialmente, a comprometerse en materia de justicia laboral con quienes dedican su vida a la atención de los demás, “porque a partir de esa justicia laboral se refleja y se transforma la atención en los demás”.

​​​​​​​​​​​​​​​En sus presentaciones, los agentes interventores destacaron el gran impulso que han recibido sus hospitales por parte del Gobierno Nacional, especialmente de los recursos asignados por el Ministerio de Salud para la dotación de equipos biomédicos, la puesta en marcha de los equipos básicos de salud, el mejoramiento de la infraestructura, la implementación del enfoque diferencial y los esfuerzos para la dignificación del empleo.

​​​​​​​​​​​​​​​Actualmente, la Supersalud tiene bajo intervención forzosa administrativa para administrar con el objeto de implementar trabajos de recuperación sobre los hospitales de los municipios de Tumaco (Nariño), Leticia (Amazonas), Chiriguaná y Valledupar (Cesar), Maicao (La Guajira), Calarcá (Quindío), Quibdó (Chocó), Cartagena (Bolívar), Buenaventura (Valle), Líbano (Tolima), la Subred Centro Oriente de Bogotá y más recientemente el hospital regional de Barrancabermeja (Santander) Así mismo, la Superintendencia tiene bajo medida de vigilancia especial al Hospital Universitario del Caribe, también en Cartagena.

​​​​​​​​​​​​​​​En el caso del Hospital San José de Maicao, el interventor Larry Laza Barrios destacó el fortalecimiento en el contexto étnico-cultural, la atención a la población migrante y la apertura de la Unidad de Atención integral Jintuu Anashi para la atención de la desnutrición infantil. “Toda la comunidad wayuu reconoce el trabajo que se ha hecho”, dijo.

​​​​​​​​​​​​​​​Por su parte, el interventor del Hospital San Andrés de Tumaco, Wilfrey Ruiz Barrera, aseguró que el hospital ha ampliado la oferta de servicios y la capacidad instalada, mejorando la facturación y el recaudo, garantizando actualmente la operación corriente y, después de muchos años, ya ha logrado equilibrio financiero y se han reducido significativamente los casos de mortalidad materna. “Hoy el hospital es referente para el litoral Pacífico Nariñense”, sostuvo.

​​​​​​​​​​​​​​​Durante su presentación, el interventor del Hospital Regional San Andrés de Chiriguaná, Sergio Celis, destacó la reapertura de la mayoría de servicios de la mediana complejidad y ampliar la atención a los 15 microterritorios donde presta cobertura el centro asistencial, así como la atención de 288 víctimas del conflicto.

​​​​​​​​​​​​​​​A su turno, Juan Bautista Amud Martínez, interventor de la Nueva ESE Hospital Departamental San Francisco de Asís, resaltó que en los últimos cinco meses se han puesto en marcha siete nuevos consultorios de medicina especializada, la nueva ala de 12 camas para atención y se han hecho nueve pagos al personal de nómina y 5 a los especialistas.

​​​​​​​​​​​​​​​Mientras tanto, el interventor del hospital La Misericordia, de Calarcá, Jorge Arturo Suárez, destacó el modelo de prestación basado en las rutas integrales de atención que ha permitido dar una atención humanizada a las madres, así como la ampliación de servicios de mediana complejidad en consulta externa, hospitalización y procedimientos en medicina interna, ginecobstetricia y pediatría. “No hemos tenido muertes maternas y eso muestra el fortalecimiento de nuestro componente de prevención”, sostuvo.

​​​​​​​​​​​​​​​San Rafael de Leticia, Laín Eduardo López, dijo que su centro asistencial es un ejemplo exitoso del programa de equipos básicos en salud que ha puesto en marcha el Ministerio de Salud, y que ha permitido 12.711 atenciones en este territorio limítrofe.

​​​​​​​​​​​​​​​Julio César Piñeros, interventor de la ESE Cartagena de Indias, destacó avances en infraestructura y reapertura de sedes, así como el trabajo en materia de atención extramural a través de la modalidad de equipos básicos en salud, para el cual el Gobierno Nacional realizó una inversión por más de $11.000 millones para la identificación y atención de familias.

​​​​​​​​​​​​​​​En el evento participó también la interventora de la ESE Rosario Pumarejo de López, Carmen Sofía Daza, quien dijo que el hospital es referente en la región para la ruta materno perinatal y en el programa de humanización con enfoque diferencial y atención etnocultural; de igual forma las nuevas contrataciones con EPS de la región, lo que ha incrementado ingresos y propiciado nuevas inversiones.

​​​​​​​​​​​​​​​En relación con el hospital Luis Ablanque de la Plata, de Buenaventura, el interventor Edgar Eduardo Villa, resaltó que el Ministerio de Salud ha dado aportes por $90.571 millones, que permiten financiar los proyectos de dotación hospitalaria y de infraestructura móvil fluvial. En materia asistencial, este año con 15 equipos básicos de salud se ha atendido una población de 47.802 personas.

​​​​​​​​​​​​​​​Nelly Belén Arzuza, interventora del hospital Regional Alfonso Jaramillo Salazar, de Líbano (Tolima), destacó que en este periodo de 8 meses se hizo la vinculación de la mayoría de funcionarios que venían trabajando antes de la intervención, se habilitaron 18 camas adicionales y se ha hecho una inversión superior a $2.200 millones, principalmente para las UCI pediátrica e intermedia.

​​​​​​​​​​​​​​​Rodrigo Javier Arsuza, gerente del hospital Universitario del Caribe, dijo que la medida de vigilancia especial de la Supersalud ha permitido subsanar algunas de las alarmas evidenciadas por los entes de control, como ponerse al día con los pagos del personal y de los proveedores; y aumento del recaudo y la facturación en cerca del 40% desde cuando se ordenó la medida especial a mediados de 2023.

​​​​​​​​​​​​​​​Finalmente, Luis Óscar Galves, interventor de la Subred Integrada de Servicios de Salud Centro Oriente de Bogotá D.C, intervenida hace dos meses, se refirió a la difícil situación de esta entidad por el desequilibrio financiero en la operación corriente, con pérdidas acumuladas por más de $29.000 millones y la incertidumbre en el recaudo de cartera, toda vez que $66.000 millones se encuentran concentrados en EPS liquidadas. Mencionó, sin embargo, algunos de los logros alcanzados como la renovación de contratos con diferentes EPS y la negociación para celebrar contrato con la EPS Capital Salud.

​​​​​​​​​​​​​​​El evento culminó con la intervención de la Delegada para Prestadores de Servicios de Salud, Beatriz Gómez, quien resumió el encuentro como algo provechoso, no solo por los resultados expuestos, sino por el intercambio de logros y experiencias por parte de quienes han sido designados para administrar los hospitales bajo medida de intervención y vigilancia especial.