Para que la Reforma Agraria propuesta avance se necesita de organización campesina, afirmó Presidente Petro

......


La Reforma Agraria Integral planteada por el Gobierno del Cambio requiere de la organización campesina para avanzar. Así lo expresó el Presidente de la República, Gustavo Petro, en el balance de sus primeros 100 días de gestión.

En conexión web radial con 300 emisoras comunitarias de todo el país, el Jefe de Estado, respondió a interrogantes de la red de comunicación del departamento de Sucre, sobre cómo avanzar en la prometida reforma del campo.

“Esto es lo que estamos haciendo y es lo que prometemos; pero se necesita de organización campesina. He convocado a las Juntas de Acción Comunal rurales; a la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos; a otras organizaciones, para realizar una gran convención campesina, ahora, para que podamos organizar la demanda por tierra, organizar el campesinado, desde un punto de vista productivo”, afirmó.

Aseguró que, además de esa organización, y de las hectáreas que se entreguen a las comunidades de campesinos, el apoyo del Estado es central. 

“Porque al lado de la tierra tiene que ir el crédito del Banco Agrario, los proyectos productivos, la compañía del Estado, porque con la tierra sola no vamos a tener una solución. Se necesita la tierra, pero adicionalmente el conocimiento, el crédito, la asistencia, la ayuda del Estado para que, esos tres millones de hectáreas se conviertan, ojalá, en una duplicación de la cantidad de alimentos producidos en Colombia”, declaró.

El Presidente reconoció que en estos 100 días del Gobierno del Cambio se han logrado avances en cuanto a la Reforma Agraria, “pero no es un tema fácil”. 

“Hace décadas Colombia abandonó esta tarea, lamentablemente, y por eso se hundió en la violencia y en el narcotráfico. Al dejar de producir la tierra, al expulsar violentamente al campesinado, ubicándolo, en el caso del Caribe se fue para Venezuela; en el caso del resto de regiones de Colombia se fue hacia zonas selváticas, a las ciudades. Las ciudades caribeñas, como Sincelejo, tienen la mitad de su población, como desplazados de la violencia”, dijo.

Planteó que en lugar de que la pobreza rote, como con el mototaxismo, por ejemplo, se construya riqueza a partir del trabajo, en este caso, de la tierra, y reconoció la propuesta de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedegan) para venderle al Estado tres millones de hectáreas de tierra fértil, plana, usada en ganadería extensiva. 

“Estamos adecuando las instituciones, como la Agencia Nacional de Tierras, para hacer esa tarea que es enorme; nunca se había hecho. Eso implica un dinero. Ese dinero, si usted pone un precio promedio de $10 millones por hectárea o $20 millones hectárea de tierra fértil, estamos hablando de una cuantía de $30 a $60 billones, que en seis años es una compra de tierras de aproximadamente $10 billones por año; eso nunca lo ha hecho el Estado”, afirmó. 

Señaló que con la compra de este número de tierras se beneficiarán 300 mil familias campesinas, cerca de un millón de personas, volviéndose productores del agro. “Y tendría un efecto multiplicador porque crecen los ingresos y se generaría demanda de otros productos como camisas, pantalones, maquinaria, insumos, y va jalonando una economía e incluso la industrialización del Caribe. El Caribe cambiaría en su paisaje”, añadió.

Petróleo y descabornizar la economía

El Presidente Petro manifestó que la disminución de la demanda petrolera y de carbón en todo el mundo es necesaria, si no, no se podrá frenar la crisis climática y la humanidad se encaminará hacia su extinción. En su concepto, este es el camino para la construcción de economías descarbonizadas, que se logran sin combustibles fósiles.

“Si la opinión pública logra conocer un informe de 500 páginas que entregó la Agencia Internacional de Energía, que es la entidad, digamos, de mayor peso en estos temas a escala mundial, y mira los cálculos que hace sobre demanda mundial de petróleo, encontrará que para 2030, es decir dentro de siete años, paulatinamente, llegaremos a una reducción hacia el 75 de la actual demanda de petróleo. Es decir, un 25% por ciento de la actual demanda de petróleo dejará de existir”, explicó. 

Y manifestó que se presentaría un problema adicional para el país: “en siete años, el petróleo que sale del mercado es el más difícil de conseguir, el más caro para producir, lo que llaman los crudos pesados; Colombia tiene la mayoría de sus petróleos como crudos pesados y se producen en el Casanare y en el Meta, que son las principales regiones petroleras. Es decir, si le ponemos caso a lo que dicen las entidades internacionales, lo que podemos prever es que buena parte de nuestro petróleo exportado, y en primerísimo lugar nuestro carbón, no va a tener cabida en el mundo porque no va a haber demanda por él”, aseveró.

El Jefe de Estado respondió a la pregunta de qué va a pasar con las regiones productoras de petróleo, como Casanare, y señaló que el camino es el de la transformación de actividades productivas. 

“En mi opinión, fue lo que propuse en campaña, Casanare tiene una enorme posibilidad en la agricultura, la agroindustria que se deriva de ella, y el turismo ecológico. Y sobre estos tres temas fuertes, porque son altamente generadores de puestos de trabajo —el petróleo no lo es—, estos sí; es decir pueden incluir a la población del Casanare. No son economías de ‘gueto’ y sí sociales”, dijo.

Reiteró que a las regiones donde debe hacerse la transición energética, como Meta y Casanare hay que potenciarlas, ayudarlas, empoderarlas, porque no desconocen esos que llamó tres pilares productivos del cambio: agro, agroindustria y turismo ambiental.

SIGUE A INTERPOLITICO.COM EN :
@interpolitico


Los comentarios están cerrados.