El minero que lo esperaron dos mujeres

......


“Grítale dos mujeres en camino”, se escuchó que uno de los rescatistas le decía al otro por intercomunicador. “Nooo, no le voy a gritar eso”, respondió el otro cuando ya habían pasado 17 horas del rescate y Yonni Barrios estaba a punto de subirse a la cápsula Fénix 2 para dejar el infierno a casi 700 metros de profundidad. El minero –que se hizo famoso por la pelea entre sus dos mujeres– iba camino a la libertad y afuera, lo esperaba “la Chala”, su “compañera”.

Barrios, de 50 años, fue una pieza clave para la supervivencia de los 33 mineros atrapados en la Mina San José. Tímido, electromecánico de profesión, en la mina antes del derrumbe del 5 de agosto se desempeñaba como perforista. Su madre enferma le dio una nueva profesión: “se recibió” de médico a casi 700 metros de profundidad.

“El Departamento Médico le da la bienvenida a un integrante más”, dijo ceremonioso uno de los doctores que lo aguardaban en la superficie. Barrios tenía nociones básicas de enfermería por haber cuidado a su madre enferma durante mucho tiempo. Abajo, en la mina, aprendió todo lo necesario para mantener en buena salud y controlados al resto de su grupo.

“Doctor Barrios”, dijo uno de los rescatistas al momento en que casi salía a la superficie. “El Doctor House”, lo solían llamar en broma sus compañeros. Barrios se casó hace 28 años por primera vez con Marta Salinas. Pero desde hace un año mantiene una relación con Zulema Valenzuela, “la Chala”.

En su primera comunicación con la superficie, Barrios dejó en claro que la que debía manejar sus cuentas era ella y el escándalo privado se mediatizó a dimensiones mundiales . Sobre todo después de que Salinas apareciera en el Campamento Esperanza para aclarar que ella era la esposa y que esa mujer “no tiene legitimidad”.

Barrios, como si no tuviera cosas en que preocuparse, aclaró que con Salinas todo está terminado, pero que igual no le faltaría nada cuando él fuera rescatado y, así, la invitó al rescate.

Pero Salinas se negó a estar ayer en el Campamento Esperanza. Horas antes había aclarado que le alcanzaba con saber que estaba bien.

“Ni por la tele lo voy a mirar, además que en las conversaciones por teléfono y las cartas que me ha enviado tengo claro que está bien y con eso me basta”, dijo la mujer y remató con un: “Tengo dignidad” .

Su posición despertó la “solidaridad” de otras mujeres como la esposa del presidente Sebastián Piñera. Cecilia Morel la apoyó y aseguró que su postura era la correcta.

Ayer entonces, cuando Barrios por fin salió del infierno abrazó a “la Chala” y recibió el título honorífico de “doctor”.

SIGUE A INTERPOLITICO.COM EN :
@interpolitico


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.