Chávez dice que «Uribe se quiere despedir con guerra»

......


El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo ayer que se ha trazado el “objetivo supremo” de impedir que su colega de Colombia, Álvaro Uribe, logre provocar una guerra entre ambas naciones esta semana, la última de su mandato.

Uribe dejará el cargo el próximo sábado a su ex ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, quien ha guardado silencio ante la crisis, que tuvo su clímax el pasado 22 de julio, cuando Chávez decidió la ruptura formal de las relaciones con Colombia luego de que el Gobierno de Uribe denunciara la presencia de guerrilleros de las FARC en territorio venezolano.

En su columna dominical, ‘Las líneas de Chávez’, el gobernante llamó a Santos a que “entienda que no nos anima otro interés ni otro deseo que no sea sumar la mejor de nuestras voluntades para que halle definitivamente una paz duradera y confiable en su país, lo que también beneficiaría a Venezuela y a otras naciones vecinas”.

Pero antes de la asunción de Santos, Chávez añadió en su columna que se ha fijado como “objetivo supremo el detener la locura guerrerista que se ha apoderado de la Casa de Nariño, impedir que el Gobierno lacayo de Uribe, ya de salida, perpetre su último y más nefando (indigno) crimen: arrastrar a un conflicto bélico a dos pueblos que se saben y se sienten hermanos en (Simón) Bolívar”.

El pasado viernes Chávez dijo que no descartaba que irregulares de las FARC hayan ingresado en su país, al igual que lo hace el hampa común, el narcotráfico, los militares y los paramilitares colombianos, pero destacó que en los lugares donde el Gobierno de Uribe aseguró que existen campamentos guerrilleros no se encontró evidencia de ello.

En ese sentido, la fiscal general venezolana, Luisa Ortega, dijo ayer que las pruebas presentadas por Colombia ante la Organización de Estados Americanos (OEA) son “poco serias, prefabricadas y carecen de valor jurídico”.

APOYO A MEDIOS CERRADOS
Periodistas y empleados de medios de comunicación venezolanos hicieron ayer una manifestación en apoyo a 32 emisoras de radio y 2 canales de TV, que salieron del aire hace un año.

En un comunicado, la Cámara Venezolana de la Radiodifusión se refiere al hecho como una “acción arbitraria e ilegal” y un “pase de factura a los medios que se colocaron del lado de los ciudadanos y sus problemas”.

“El gobierno impidió que se siguiera denunciando por estas emisoras la corrupción, la inseguridad, el alto costo de la vida”, reza el texto, que destaca que el cierre “sigue sin tener precedente internacional”.

SIGUE A INTERPOLITICO.COM EN :
@interpolitico


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.