Presidente Santos conmemora día de las víctimas en Guacoche, municipio de Valledupar

......


 

En el corregimiento de Guacoche, una comunidad afrocolombiana ubicada a 15 minutos de Valledupar, que sufrió por cerca de 10 años el confinamiento impuesto por los paramilitares, el Presidente de la República, Juan Manuel Santos, la Directora de la Unidad para las Víctimas, Yolanda Pinto Afanador, la Directora de la Territorial Cesar – La Guajira de la Unidad para las Víctimas, Alcalde de Valledupar y Gobernador del Cesar, asistirán este 11 de abril a la conmemoración del Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas.

La conmemoración, creada por la Ley 1448 de 2011, busca exaltar a las víctimas, recordar lo sufrido por ellas a causa del conflicto, honrar a los seres queridos que perdieron y promover la convivencia y reconciliación en sus comunidades para que lo que les pasó a ellas nunca más vuelva a ocurrir.

En todo el país, tanto el 9 de abril como los días cercanos a la fecha, se realizarán cerca de 92 actividades de memoria y empoderamiento que han sido concertadas con las víctimas. El Congreso, como lo establece la Ley, realizará una sesión especial para escuchar a los sobrevivientes del conflicto.

Por parte de la Cancillería, se tiene programado durante el mes de abril cerca de 61 eventos conmemorativos, en los consulados de Colombia en el mundo.

Guacoche, caso de éxito en reparación colectiva

El 6 de abril de 1997, un grupo de paramilitares asesinó en el parque principal del corregimiento de Guacoche, municipio de Valledupar, a Ómar Castilla Rondón y Argemiro Quiroz Márquez.

Este hecho fue uno de los crímenes más dolorosos que tuvo que soportar esta población a causa de la ocupación de los paramilitares. La presencia de este grupo armado ilegal deterioró la confianza de sus habitantes, rompió sus lazos sociales, obstaculizó el desarrollo de actividades productivas y les impidió expresar su cultura y sus tradiciones.

Desde julio de 2012, esta comunidad de cerca de 2 mil habitantes, viene trabajando con la Unidad para las Víctimas en la implementación de su Plan de Reparación Colectiva, que les ha permitido a sus miembros participar en acciones de rehabilitación sicosocial, de recuperación de los vínculos sociales, de fortalecimiento de sus granjas y otras actividades de producción y de rescate de sus costumbres.

Un ejemplo de cómo la reparación ha revitalizado a esta comunidad es lo que ha ocurrido con la tradición de fabricar tinajas, que por años caracterizó a este corregimiento. Antes del conflicto, se calcula que unas 50 mujeres del lugar participaban en esta labor. Con la presencia paramilitar, ese número se redujo a dos. Gracias al proceso de reparación colectiva, más de 30 mujeres han participado en talleres para recuperar este arte ancestral. En Guacohe ese mismo día además de los actos conmemorativos se estarán entregando indemnizaciones a muchos pobladores declarados víctimas del conflicto armado en Colombia.

Las víctimas hoy

El registro de víctimas reconoce 8,6 millones víctimas del conflicto, 17% de la población del país. 80% víctimas de desplazamiento forzado, 10% víctimas de homicidio y 4% víctimas de amenazas. 50% hombres, 50% mujeres, 28% niños, niñas y adolescentes, 12% pertenecientes a una minoría étnica.

El 87% de los hechos declarados a partir de la entrada en vigencia de la Ley de Víctimas corresponden a hechos ocurridos con anterioridad a 2012.  El número de nuevas víctimas registradas en 2017 fue el más bajo en los últimos 25 años; 135 adolescentes y jóvenes salieron de las filas de las FARC y hoy reciben protección del Estado para garantizar un proceso de restablecimiento de derechos adecuado e integral.

Hay 640 sujetos de reparación colectiva identificados (60% son étnicos, 9 constituidos solo por mujeres). De ellos, 127 cuentan con plan de reparación colectiva y 191 han sido beneficiados con estrategias de acompañamiento psicosocial comunitario; 222.500 hectáreas de tierra han sido restituidas a más de 30 mil personas.

La atención a víctimas del conflicto se centraliza a través de 196 Centros Regionales y Puntos de atención en todo el territorio nacional, donde ellas pueden acudir para acceder a todos los beneficios de la Ley de Víctimas. 

Desde 2012, se invirtieron 4.3 billones de pesos en asistencia humanitaria a víctimas, con una disminución del 87% en el recurso anual requerido para atender la emergencia humanitaria comparando 2017 y 2012.

La política pública vive una transformación en el diálogo con las víctimas: de una de lucha por reconocimiento a una de realización y garantía de derechos. La participación de las víctimas es más fuerte que nunca a través de 1.057 mesas de participación elegidas de manera democrática a nivel municipal, departamental, nacional y en el exterior.

La implementación del Acuerdo con las FARC es una oportunidad para el fortalecimiento de la política de reparación y reconciliación.

Hoy, 460 mil víctimas de desplazamiento han superado su condición de vulnerabilidad y se encuentran estables socioeconómicamente e integradas localmente.

104 mil millones de pesos se han invertido desde el nivel nacional en cofinanciar entidades territoriales con proyectos para la atención a víctimas, beneficiando a 112 mil personas.

La política de reparación integral en Colombia es la más ambiciosa en el mundo por su cobertura y su integralidad al abarcar los componentes de satisfacción, restitución, indemnización, rehabilitación y garantías de no repetición.

Cerca de 800 mil víctimas han sido indemnizadas administrativamente, el mayor número en el mundo con una inversión de 5 billones de pesos.

Más de 700 mil víctimas han participado en estrategias de recuperación emocional y rehabilitación psicosocial.

La participación de las víctimas es más fuerte que nunca a través de 1.055 mesas de participación elegidas de manera democrática a nivel municipal, departamental, nacional y en el exterior.

Una tercera parte de las mujeres víctimas de violencia sexual han sido indemnizadas y han recibido acompañamiento psicosocial; 153 mil víctimas han participado en estrategias de recuperación emocional a nivel individual y grupal y rehabilitación psicosocial, 74% de las cuales son mujeres.

La mejor garantía de no repetición es la implementación efectiva del Acuerdo de Paz.

 

SIGUE A INTERPOLITICO.COM EN :
@interpolitico


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *