El territorio vallenato fue testigo del encuentro de las etnias caribeñas para soluciones al rescate ambiental

......

Danna

En el Colegio María Montessori de la ciudad de Valledupar, la Embajada Mundial de Activistas por la Paz (EMAP) realizó el 8º Encuentro Regional de los Hijos de la Madre Tierra.

El Encuentro convocó al mayor grupo de etnias de la Región Caribe. Las comunidades de los pueblos originarios Kogui, Wiwa, Arhuacos, Yukpa, Zenú, Embera Katío y Mokaná aportaron soluciones de cuidado y restauración ante la crisis ambiental que sufre la Madre Tierra, entre otros items.

Las propuestas fueron trabajadas en 11 mesas temáticas y quedaron consignadas por escrito. Los documentos, entregados en plenaria al finalizar la jornada, hacen parte de otras docenas de Encuentros a lo largo del continente que busca rescatar los saberes ancestrales.

Este plan de acción forma parte del Programa Internacional Hijos de la Madre Tierra que la EMAP desarrolla en concordancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) pactados en la Agenda Mundial de la ONU 2030 por las naciones.

Desarrollo de la Jornada

David Peluffo, coordinador del programa en Colombia, junto a los Activistas voluntarios que se desplazaron de toda la región, dio el recibimiento a los hermanos originarios y enfatizó en la importancia de esta participación colectiva reconociendo su sabiduría.

“El rescate y divulgación de los valores culturales y musicales ancestrales” fue una de las mesas temáticas, en la cual Pedro Manuel Arrieta de la Comunidad Zenú, entregó una muestra interpretando con acordes vallenatos una canción inspirada en el deterioro y pérdida de su hábitat.

Otras mesas trabajaron las soluciones para los efectos del cambio climático, para la conservación y restauración de la biodiversidad, de las fuentes de agua y de la tierra; también se manifestó la visión de las mujeres indígenas, la alimentación, la medicina ancestral y el fortalecimiento de su identidad, entre otros.

La Carta Ambiental Interamericana, entregada por el presidente ejecutivo de la EMAP, William Soto Santiago, al secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), señor Luis Almagro, en la CUMIPAZ 2016, también es socializada en estos Encuentros.

Integración y aprendizaje

Por su parte, los integrantes de las diferentes comunidades consideran que ellos también aprenden de las otras etnias, como lo manifestó el mamo de la Comunidad Arahuaca, Fredy Chaparro, cuando dijo: “Voy a seguir participando más para poder conocer más con los demás indígenas”.

“Ellos nos dan ejemplo porque dicen que la única diferencia que hay entre ellos es el idioma, pero que son hermanos aunque pertenezcan a diferentes etnias; se reconocen como un solo pueblo”, comentó el facilitador de la mesa N.º 9, voluntario de la EMAP, William Rivas.

Organizadores y veedores

Las mesas de trabajo contaron con Observadores para asegurar la transparencia del resultado. Entre ellos destacan Franklin Daza, en representación del señor alcalde Augusto Ramírez; Andrés Fernández, secretario de Ambiente del Cesar; y Adís Quintana, representante de la Defensoría del Pueblo.

De igual modo, Libia Alvis Barranco, representante de la decanatura de la Universidad Popular del Cesar; Ruth Margarita Ariza, antropóloga miembro del Consejo Departamental del Patrimonio Cultural; y Jorge Araujo de la Secretaría de Educación.

Estas comunidades sin lugar a dudas enfrentan diferentes problemáticas de territorio y riesgo de su identidad cultural, entre otras; sin embargo, los espacios de comunicación ofrecidos por los Encuentros de los Hijos de la Madre Tierra fortalecen sus derechos contemplados en la “Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas”.

La EMAP viene realizando estos eventos en diferentes países. Actualmente en Colombia se han desarrollado ocho eventos regionales desde agosto del 2016 a la fecha, y uno internacional en Uribia-La Guajira. El próximo Encuentro se realizará el próximo 13 de febrero en la ciudad de Cúcuta.

SIGUE A INTERPOLITICO.COM EN :
@interpolitico


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *