Comité de Regalías pone lupa a inversiones de Corpocesar

......


El Comité de Seguimiento y Evaluación a la Inversión de las Regalías del Carbón -CSIR Cesar- conoció los detalles de la inversión que hizo en la vigencia 2009 la Corporación Autónoma Regional del Cesar –Corpocesar- con recursos recibidos por concepto de compensaciones del carbón. En ese sentido, la Corporación ejecutó un presupuesto total de 21.666 millones de pesos, de los cuales 12.755 millones provienen de compensaciones del carbón, es decir, el 58.8%.
 

El director de Corpocesar, Virgilio Calderón Peña, presentó en la rendición de cuentas a la comunidad, en un acto convocado por el CSIR Cesar, 17 proyectos con propósitos ambientales, que se ejecutaron o aún se ejecutan en diferentes municipios del departamento, por valor de 9.877 millones 375 mil pesos de la vigencia 2009 y 896 millones correspondiente a compensaciones del año 2008. Aunque en las cuentas que entregó el director de la Corporación la cifra de ejecución 2009 es de 12.755 millones, ésta no coincide con la suma total del valor de los 17 proyectos, quedando una diferencia de 2.878 millones de pesos.

De los proyectos financiados con compensaciones del carbón, el director de Corpocesar hizo especial énfasis en el Sistema de Vigilancia a la Calidad de Aire de la zona carbonífera –SEVCA-, que tiene como objeto medir las partículas de polvo, humo y hollín, que son perjudiciales para la salud y no son visibles al ojo humano. La Red de Calidad del Aire inició a través de un convenio entre Corpocesar y la firma sueca MHI y es operada actualmente por la Universidad Industrial de Santander –UIS-. Es un proyecto que comenzó a ejecutarse en el año 2006, aunque fue concebido desde el 2004, y durante el 2007 instaló 16 estaciones de monitoreo que están totalmente implementadas en La Loma, Las Palmitas, La Aurora, La Jagua de Ibirico, Boquerón, Plan Bonito, Rincón Hondo, El Hatillo, Estados Unidos, Chiriguaná, Bosconia, El Prado, Becerril, Minguillo, un móvil en Norcarbón y en Valledupar. Posteriormente, en el 2009 este proyecto recibió 647 millones de pesos de compensación y aún sigue en ejecución.

Igualmente destacó el proyecto piloto demostrativo de arquitectura bioclimática, que tiene como propósito minimizar y controlar impactos ambientales y efectos del cambio climático. Con esta inversión se persigue un diseño demostrativo que sirva de piloto para sustentar una política pública local, orientada a la masificación del modelo de arquitectura bioclimática y sostenible. Este proyecto se construye en 15 mil metros cuadrados, al sur de la ciudad, cuya financiación se ha hecho hasta el momento con recursos de compensación así: 1.831 millones de la vigencia 2009 y 96 millones 756 mil pesos de 2008. El proyecto piloto que tiene un valor total de 3.846 millones, fue presentado de manera amplia por la arquitecta Esperanza Charris.

Otro de los proyectos destacados está en ejecución, a través del cual se construyen 2.637 metros lineales de diques recubiertos con gaviones para controlar la erosión y mitigar inundaciones en el río Guatapurí, en los sectores de los barrios Pescaíto, Nueve de Marzo, San Juan y los terrenos de la Tercera Edad. Este proyecto lo presentó el subdirector general del área de Gestión Ambiental, Felix Vides. Este contrato previsto para ejecutarse en ocho meses, lo realiza el Consorcio Guatapurí, que debe terminar las obras el próximo mes de noviembre. En la actualidad está en 90% de ejecución.

OBSERVACIONES DEL CSIR

En principio las inquietudes de la Secretaria Técnica, María Clara Quintero, y de los veedores ciudadanos que hacen acompañamiento al CSIR presentes en la rendición de cuentas de Corpocesar, estuvieron orientadas a la Red de Monitoreo de Calidad de Aire, especialmente en resaltar y conocer su importancia para la toma de decisiones con base en la información que origina dicha Red, como es la Resolución 970 del 20 de mayo del 2010, emitida por el Ministerio de Ambiente que definió, con base en esa información, el reasentamiento de los corregimientos de Boquerón y El Hatillo en dos años y Plan Bonito en un año. También manifestaron inquietudes respecto a la información actual de la calidad de aire, informándose que aunque ha sido variable, nunca ha pasado los límites permitidos, llegando en algunos periodos a tener riesgo moderado en los sitios más cercanos a la explotación minera.

Respecto al proyecto de arquitectura bioclimática, el CSIR preguntó la posición de la Corporación frente a la solicitud del Departamento Nacional de Planeación –DNP- de no continuar invirtiendo recursos de compensaciones del carbón para construir su sede administrativa. El director de Corpocesar aclaró que el DNP únicamente solicitó información y se estaría brindando todo el soporte necesario para comprobar los beneficios de este proyecto demostrativo. “El CSIR lo ve como un proyecto de doble propósito, porque la operación de la sede administrativa es lo que servirá de soporte para demostrar los beneficios de la arquitectura bioclimática. Sin embargo, enfatizamos en que es necesario revisar costos y valor del metro cuadrado para que efectivamente sirva de modelo para implementar política pública”, indicó la Secretaria Técnica del Comité.

La construcción de los diques y gaviones en el río Guatapurí fue un proyecto que generó apoyo por todos los presentes en la rendición, incluso la comunidad pidió que se ampliarán las obras hacia el Parque Lineal del Balneario Hurtado que hoy está erosionado considerablemente.

PRÓXIMAS VERIFICACIONES

El CSIR procederá a revisar cifras, objetos y ejecución de otros proyectos que considera importantes, sobre los cuales irá generando información. Hará verificación en campo a través de sus veedores ciudadanos y del grupo de estudiantes de derecho de la Universidad Popular del Cesar  -UPC- que realizan su Consultorio Jurídico en el Comité.

OTROS PROYECTOS DE CORPOCESAR

Adicionalmente a los tres proyectos expuestos de manera detallada, también se conoció la inversión con recursos de compensaciones de carbón en 14 contratos más, como el de saneamiento, cierre técnico y clausura de cinco botaderos de basuras a cielo abierto, por valor de 636 millones de pesos; la adquisición de tierras para programas de conservación de la biodiversidad y de regeneración natural,  amojonamiento, construcción de un centro de visitantes y de cabañas para avistamiento de fauna silvestre, en el santuario de vida silvestre Los Besotes, por 1.436 millones; la elaboración del mapa de riesgos por inundaciones en las corrientes de aguas superficiales de los ríos Badillo y San Alberto, así como la elaboración del mapa de riesgos por eventos geotécnicos en la cuenca del río Guatapurí, conocimiento del comportamiento hidrosedimentológico y de posibilidades de explotación de material de arrastre en las corrientes de los ríos Sororia y San Antonio, reglamentación de las corrientes de los ríos Maracas y Chiriaimo, monitoreo de vertimientos de aguas residuales, por 985 millones; la formulación del plan de ordenación y manejo ambiental de la cuenca hidrográfica del río Tucuy, por 279 millones.

Así mismo, invirtieron en la formulación del plan de ordenación y manejo ambiental de la cuenca hidrográfica del río Casacará, por 110 millones; la implementación de la red de monitoreo de aguas subterráneas y superficiales en el valle central del río Cesar, por 342 millones; la formulación de estudios para la identificación de zonas sujetas a ser declaradas como áreas protegidas en la Serranía del Perijá y otros ecosistemas, que incluye la elaboración de los planes de manejo ambiental, por 30 millones; la construcción de un túnel verde en Astrea, por 110 millones; la ejecución de proyectos productivos sostenibles en el marco de la implementación del plan de ordenación y manejo de la cuenca hidrográfica del río Magiriaimo, por 90 millones; acciones para el establecimiento de corredores de conservación de la biodiversidad en áreas de influencia de la zona minera, mediante programas de regeneración natural y establecimiento de coberturas vegetales, cuencas hidrográficas de los ríos Tucuy y Sororia, por 884 millones; evaluación del impacto ambiental en cuanto al uso, aprovechamiento o afectación de los recursos naturales renovables, en el proceso de producción y transformación de caña de azúcar y palma de aceite para la elaboración de biocombustibles, por 42 millones; ejecución dentro del marco del desarrollo sostenible, del programa de patios productivos, mediante la siembra de 10.750 árboles frutales mejorados, por 59 millones; realización del diagnóstico de la problemática ocasionada por grandes felinos jaguar (pantera onca) y puma (puma concolor), a explotaciones pecuarias en jurisdicción de Corpocesar, por 13 millones; adecuación del vivero de Corpocesar ubicado en la antigua estación piscícola, para la producción de mínimo 50 mil árboles anuales, por 13 millones, y estudios hidráulicos, hidrológicos, sedimentológicos, diseños de obras con memorias de cálculo y planos, cantidades de obra y presupuesto, de las obras de control de erosión y mitigación de inundaciones en las márgenes derecha e izquierda del río Gautapurí, por 13 millones de pesos.

 
Ana María Ferrer
Comunicadora Social-Periodista
Cel. 316 506 87 12

Valledupar – Cesar

 

SIGUE A INTERPOLITICO.COM EN :
@interpolitico


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.